viernes, agosto 05, 2005

EL DILEMA TURCO

Erdemir es la principal compañía nacional de acero en Turquía. El Gobierno se está pensando su privatización por tres razones fundamentales:

1 - Porque les puede dar mucho dinero.
2 - Porque implica liberar un sector importante de su economía y por tanto acercarse a la Unión Europea.
3 - Porque puede aumentar la inversación extranjera en el país.

La privatización de Erdemir puede convertirse en un mito de la modernización turca e impulsar una economía que ha salido del bache de 2001 y crece a un ritmo parecido al de China.


Sin embargo, la venta de Erdemir está siendo muy polémica en la sociedad turca. Para empezar están los 7.500 trabajadores de la empresa, que temen perder sus empleos si la compañía cae en manos extranjeras. También los hay que no encuentran motivos para vender Erdemir, puesto que está dando buenos resultados económicos y obteniendo beneficios.

Sin embargo, la privatización de Erdemir es algo más. Detrás de su posible adquisición por una empresa extranjera se esconde el modelo que los turcos quieren para su país y las relaciones de amor-odio con la Unión Europea. Los turcos sienten que en Europa cada vez se les quiere menos (sobre todo con las últimas declaraciones de Merkel en Alemania y Sarkozy en Francia) y que ya está bien de avanzar hacia Europa cuando Europa no avanza hacia Turquía. Los ciudadanos sienten que Europa no les valora lo suficiente y que tal vez sea más rentable quedarse como están que avanzar hacia un modelo que no es el suyo. Los turcos están hartos de ceder y ceder, un paso tras otro, hacia la integración con una Europa en la que pueden no entrar nunca.

Link: The New York Times - A Crucible In Turkey

2 Comments:

Anonymous Elbier Minks said...

En teoría, una de las condiciones para que cualquier país entre a formar parte de la Unión Europea es que el país tenga el llamado "acervo europeo". Es decir, que tenga los valores de la sociedad europea y, por supuesto, el sentimiento colectivo de pertenecer a Europa.

Dudo, q hoy por hoy la sociedad turca se acerque a tener algo parecido a esto. Así que uno ha de preguntarse el por qué de la insistencia turca (y de Estados Unidos) de entrar en la Unión. Los políticos turcos parecen interesados exclusivamente en la economía olvidando por completo el derecho social comunitario. Y el interés de Estados Unidos viene provocado por la delicada situación política y económica en la que quedaría Europa si en estos momentos se uniera Turquía.

Desde mi punto de vista, la última ampliación de la Unión ha sido precipitada, y si se sigue adelante con Turquía se provocarían tensiones de tal calibre que la Unión quedaría seriamente tocada como potencia mundial.

Como alternativa a las aspiraciones turcas propondía el establecimiento de un tratado preferencial económico que permitiera elevar su economía y la calidad de vida de la sociedad turca.

Un saludo
Elbier Minks

2:51 a. m.  
Blogger Dani said...

Uno de mis viajes pendientes es a Turquía para intentar conocer si realmente hay algo de Europa allí. Todos los turcos que he conocido podrían pasar por europeos (abiertos, viajadores, que hablan idiomas, van a la Universidad, poco religiosos...)aunque dudo que la sociedad turca en general sea de la misma manera.

Por otro lado, el tema de Turquía será sin duda el tema estrella de la UE en los próximos años. Su entrada o no implica redefenir el concepto de Europa y ponerle límites geográficos a la UE.

1:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home